top of page

Día Naranja: cómo actuar contra la epidemia de violencia que afecta a mujeres y niñas


embarazada con la menstruación

A nivel global, más de cinco mujeres o niñas mueren a manos de un miembro de su propia familia cada hora. En América Latina y el Caribe, una mujer es asesinada cada dos horas por razones relacionadas a su género, de acuerdo a la CEPAL. Esto llevó a las Naciones Unidas a establecer el Día Naranja el 25 de cada mes, para movilizar continuamente voluntades y acciones a favor de la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas. 


El Día Naranja es un recordatorio de que la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, cada 25 de noviembre, ha probado ser insuficiente ante la plaga de agresiones y feminicidios. 


Estas situaciones de violencia se extienden en un amplio catálogo de conductas, que van desde la intimidación psicológica, pasando por la coerción financiera, hasta los ataques físicos y la violencia vicaria ejercida sobre los seres queridos, especialmente los hijos, y que afectan a una de cada tres mujeres en algún momento de su vida. 



Cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe establecen que Brasil, México, Honduras, Argentina y Colombia son los países con las tasas más altas de feminicidios, seguidos por República Dominicana, Perú y Venezuela.


Quiénes son más propensas a la violencia de género


Esta epidemia silenciosa de maltrato permea todos los estratos, siendo las mujeres menores de 35 años las que están en mayor riesgo de padecer violencia a manos de sus parejas, según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas. 


El mismo organismo señala que “las mujeres y niñas que viven en la pobreza son más vulnerables a la explotación sexual, incluida la trata de seres humanos. Por otro lado, aquellas que sufren violencia doméstica o por parte de un compañero sentimental tienen menos opciones de escapar de relaciones violentas, debido a su falta de ingresos y de recursos”.



Tomando en cuenta todas estas variables, el Día Naranja es una oportunidad para hacer activismo al ayudar a quienes están en peligro y tender puentes a las sobrevivientes. ¿Cómo hacerlo? ONU Mujeres tiene una lista de diferentes formas de generar un cambio de forma segura y efectiva. 


Cómo activarte en el Día Naranja


Cree a las denunciantes 


El primer paso es creer a las denunciantes y escuchar lo que tienen que decir, sin juicios. Dos tercios de los casos de violación y agresión sexual en Estados Unidos no se denuncian a la policía, porque las sobrevivientes temen que no les van a creer, porque temen a la cultura de culpar a la víctima y muchas no están seguras de que su caso sea una agresión, de acuerdo a RAINN (Rape, Abuse & Incest National Network). 


Promueve la educación sobre los derechos de las niñas y mujeres 


Estimula las conversaciones en tu familia y tu comunidad sobre los estereotipos de género, el consentimiento y las diferentes formas de violencia. 


Demanda servicios respetuosos


Tercero, exigir servicios adonde las sobrevivientes puedan acudir sin estigmatización y con un abordaje respetuoso y solidario, con atención a sus necesidades específicas. 


Estas son algunas maneras, pero no las únicas, en las que cada persona puede involucrarse en el Día Naranja y promover un cambio real dentro de su comunidad. ¿Cómo crees que podrías involucrarte más en esta cruzada?


¡Contáctanos! Estamos para acompañarte en tus decisiones de salud sexual y reproductiva.

Descarga la aplicación Aya Contigo.




2 visualizaciones

Commentaires


bottom of page