top of page
  • A.R.

Mujeres en Venezuela se movilizan por sus derechos

Updated: Nov 29, 2023


Las mujeres en Venezuela conmemoran el mes de marzo con protestas en contra de las violencias machistas, y las múltiples vulneraciones a sus derechos que el Estado venezolano, y otras instituciones, cometen por acción e inacción. Este año, las universidades venezolanas y la violencia que sufren sus estudiantes formaron parte de los reclamos de los movimientos feministas.


Una semana después del Día Internacional de la Mujer, se dio a conocer el testimonio de una victima de violación en las instalaciones de la Universidad Central de Venezuela (UCV), activistas, estudiantes, defensoras de DDHH y colectivos se reunieron en el lugar donde ocurrió el hecho y alzaron sus voces.


“Es necesario un protocolo para atender y prevenir casos de violencia de género dentro de los espacios universitarios, además de campañas y formaciones de sensibilización. Las universidades deben tener un sistema de seguridad y políticas de tolerancia cero a cualquier forma de discriminación o violencia hacia las mujeres”, expone Melanie Agrinzones, de la organizacion feminista Uquira. Explica también que además de la creación de protocolos y la sensibilización de las autoridades, es necesario que el personal se comprometa con la causa de las mujeres en Venezuela y personas que históricamente han sido vulnerabilizadas.


Entre las exigencias, está el llamado a la auto-organización de las estudiantes. Según Agrinzones, la comunidad estudiantil organizada puede generar cambios importantes, pero también ser una forma de contención colectiva mientras se generan estos cambios; es decir, tener espacios de diálogo, formación, cuidados y actividades en pro de los derechos de la diversidad de mujeres.



Se celebra con protestas


El 8 de marzo la conmemoración de Mujeres en Venezuela a su día, inició con una movilización de calle en Caracas. Claudia Rodríguez Gilly del colectivo Mujeres en Lucha (MeL), expresó: “no queremos que las mujeres sigan pagando la crisis; son jefas de hogar, madres solteras, están a cargo de sus propias familias. La mayoría de las y los trabajadores reciben unos sueldos por debajo de los 6 dólares. Muchas se han visto forzadas a dedicarse a la economía informal, sin ninguna garantía, ni seguridad social.


La exigencia de la paga es junto a las maestras, profesoras, enfermeras y jubiladas. En su diversidad de oficios, gritan la consigna ¡Salario Igual a Canasta Básica! Sin embargo, Gilly considera que además de eso, también se requiere presupuesto público para combatir la violencia de género.


Para Mujeres en Lucha, protestar por el salario es exigir presupuesto y combatir la violencia machista; eso incluye casas de refugio para proteger a las Mujeres y disidencias que se atreven a denunciar, además de estadísticas oficiales de violencia de género para poder atender la gravedad de los crímenes de odio y femicidios.


Suhey Ochoa de la organización internacional Pan y Rosas, comenta que varias organizaciones, colectivos y feministas independientes decidieron organizarse para el 8 de marzo porque les parece fundamental salir a luchar por derechos reivindicativos que eliminen la brecha salarial entre hombres y mujeres. Alega que además son las más precarizadas y las primeras en ser despedidas en los puestos de trabajo. Uno de los motivos que se incorporaron este año fue la inclusión de la comunidad LBTQ; señalar los transfemicidios y la visibilidad del arco minero y su consecuencia en las mujeres en Venezuela.


“Protestamos contra la violencia machista porque sabemos que las instituciones no dan respuesta. Nos revictimiza a la hora de nosotras ir a estas instituciones y justamente esa [...]ausencia de espacios a los que las mujeres puedan ir, como por ejemplo casa de abrigo, contribuye a que las víctimas sufran más violencia de género y que no puedan salir del lugar en el que están siendo violentadas. Por ese motivo tenemos una alta tasa de femicidios que aumentó después de la pandemia. Nosotras creemos que en el país no solo hay que luchar porque se visibilice la violencia de género como un problema público, sino que al mismo tiempo existan instituciones que nos puedan dar respuestas”, explica Ochoa.


Unidas por el derecho a decidir


Entre los motivos para movilizarse está la petición de presupuestos en educación y salud; alega Claudia Rodríguez Guilly que también se lucha por el aborto legal, seguro y gratuito y eso supone distribución masiva de anticonceptivos gratuitos, incluida la anticoncepción de emergencia (también conocida como píldora del día siguiente) y educación en sexualidad, laica y sin prejuicios. “Todas las exigencias van en un mismo paquete; salario, vida, justicia, estadísticas y aborto legal y gratuito”, puntualizó.


Suhey Ochoa explica que “En Venezuela el derecho al aborto no existe, está criminalizado. Las mujeres que lo practican o estén involucradas pueden ir presas. Es una realidad de las más precarizadas y pobres del país, que tienden a hacerlo en la clandestinidad y sufren las consecuencias de hacerlo en lugares que no están aptos para esto. Nos parece importante que el aborto este legalizado en el país y por eso queremos impulsar un proyecto de ley que plantee de frente una politica de legalizacion y despenalizacion”.


Para Rodríguez Guilly, el derecho sobre el cuerpo, sobre la libertad sexual y reproductiva, no se plebiscita. “Nosotras tenemos derecho a decidir. Así que hay que tener mucho cuidado con las iniciativas populares, con la recolección de firmas; porque van en dirección de que la población decida si nosotras tenemos derecho o no sobre nuestra vida. Hay que advertirlo, eso no se está diciendo. Además otro punto importante en la lucha que se esta dando a nivel legislativo con respecto al aborto, que debe ser gratuito porque de nada sirve solamente despenalizar si no garantizamos que las mujeres más pobres, con menos recursos, precarizadas por estos salarios, no puedan acceder a salvar sus vidas, a decidir sus destinos. No pueden defenderse de las violaciones y de la cultura de la violacion. Es importante la gratuidad”, manifestó.


Ochoa considera importante que las mujeres en Venezuela se unan bajo una agenda unitaria. A pesar de que en Latinoamérica se han logrado demandas importantes como lo hicieron las compañeras Argentina, Colombia y México. “Aquí estamos muchísimo más atras, aquí nosotras no solo estamos luchando por el derecho al aborto, aquí estamos luchando porque se reconozca que podamos tener anticonceptivos de manera accesible, que actualmente no tenemos”, destacó.


Desde Mujeres en Lucha, el mensaje es que las mujeres se sigan organizando de manera amplia, autónoma; independiente del presupuesto y la agenda de los partidos políticos de oposición o del gobierno. “Necesitamos tener una agenda propia como mujeres. Para ello es imprescindible asambleas periódicas para organizarnos en función de una agenda. No solamente en las fechas emblemáticas que son importantes para estar en la calle, si no poder priorizar cuáles van a ser las conquistas que queremos alcanzar, más allá de las diferencias. ¿Qué nos une? Y luchar por lo que nos une. Una vez conquistado un punto, seguir adelante”, explicó Rodríguez Guilly.


En la misma línea, el llamado de Pan y Rosas es a que las mujeres en Venezuela puedan organizar asambleas en los puestos de trabajo y estudio, incluyendo las universidades. Exigir la interrupción del embarazo legal, segura y de manera gratuita en todos los hospitales y no haya ni una muerte más. Y además de eso, que el estado ofrezca un salario igual a la canasta básica para que las mujeres no sigan muriendo de hambre, para que no se sigan prostituyendo en condiciones de miseria, para que puedan decidir sobre su vida y alcanzar su independencia emocional, económica y física. Porque de eso hablamos cuando hablamos de justicia y derechos reproductivos, la oportunidad de tener una vida digna.


¿Buscas apoyo y acompañamiento seguro y confidencial?

Descarga la aplicación Aya Contigo.



9 views

Comments


bottom of page