top of page

¿Debes tomar anticonceptivos si estás amamantando? Conoce la amenorrea por lactancia

La amenorrea por lactancia es un método anticonceptivo accesible para las personas, especialmente en entornos donde es difícil o costoso acceder a otras formas de planificación familiar. Su eficacia se observó por primera vez en estudios que se remontan a 1966 y se ha confirmado en sucesivas investigaciones hasta nuestros días. 


La lactancia es una etapa esencial en el desarrollo del ser humano. No sólo contiene los nutrientes necesarios de acuerdo a las distintas etapas de crecimiento del bebé, sino que también fortalece el vínculo entre el recién nacido y la persona cuidadora. Ahora bien, con todos los cambios físicos y hormonales, muchas personas se preguntan, ¿debo tomar anticonceptivos durante la lactancia para prevenir un embarazo?


¡Hablemos de fertilidad durante la lactancia!


Una vez se produce el parto, comienza la etapa de cuidados del recién nacido. Durante este período, la leche se vuelve fundamental para el bebé, ya que constituye su único alimento. En esta fase, el cuerpo libera prolactina, la hormona de la lactancia, la cual estimula la producción de leche. Estos cambios hormonales pueden retrasar la ovulación, lo que significa que es común que la menstruación regrese meses o incluso años después del nacimiento del bebé. En resumen, sin la liberación de óvulos listos para ser fecundados, no puede ocurrir un embarazo. Este fenómeno se conoce como Método de Amenorrea por Lactancia (MELA).


Amenorrea por lactancia (MELA)


El Método de Amenorrea por Lactancia (MELA) tiene 98% de efectividad. De acuerdo con Planned Parenthood: “Aproximadamente 2 de cada 100 personas que usan la lactancia como método anticonceptivo quedan embarazadas”, de tal manera que, si estás amamantando y deseas evitar un nuevo embarazo, MELA es un método que puede funcionar si lo realizas adecuadamente. 


En principio, es necesario resaltar que sólo funciona durante los primeros 6 meses de vida del bebé y, durante ese tiempo, se debe dar pecho de manera exclusiva, lo cual significa cada cuatro horas durante el día y cada 6 horas durante la noche. 



¡Ten cuidado! La lactancia no evita el embarazo si alimentas a tu bebé con otras comidas, por lo que, si tu bebé también toma leche de fórmula, el MELA no servirá como método anticonceptivo. 


Así mismo, tampoco funciona si extraes la leche con un extractor. Este método sólo es efectivo cuando el bebé se alimenta de tu pecho directamente. Recuerda que cualquier cambio en el moco vaginal o sangrado puede indicar que tus hormonas están cambiando y regresas a ser fértil, por lo que es necesario evaluar el uso de algún método anticonceptivo que sea amigable con tu lactancia.


Algunos factores que pueden afectar la eficacia de la amenorrea por lactancia para prevenir un nuevo embarazo son:


  • Regreso a la rutina laboral. Healthline explica que un estudio demostró que, incluso si realizas lactancia exclusiva, las personas que regresaban a trabajar tenían una mayor probabilidad de quedar embarazadas en comparación con aquellas que no trabajaron. 


  • El regreso de la menstruación. Si tu periodo regresa, tienes una mayor probabilidad de quedar embarazada. De hecho, algunas personas ovulan incluso antes de su primer periodo postparto. Cada caso es particular. 


Estoy buscando un embarazo, ¿debo parar de lactar?


Si quieres incrementar las probabilidades de ovular durante la lactancia, debes hacer algunos cambios. Por ejemplo, interrumpir abruptamente la lactancia incrementa las probabilidades de ovular. Ten en cuenta que algunos de estos cambios no serán bien recibidos por tu bebé recién nacido. 


¿Cuáles métodos anticonceptivos no afectan el suministro de leche? 


Puedes tomar anticonceptivos hormonales de progesterona y estos no te harán daño a ti ni a tu bebé, ni cortarán tu suministro de leche. Después del parto puedes comenzar a utilizar la inyección, el implante y el dispositivo intrauterino. 


También puedes usar un tipo específico de pastillas anticonceptivas, que se conocen como minipíldoras y están compuestas de progestina. Los anticonceptivos que debes evitar durante las 3 primeras semanas posteriores al parto son aquellos que tienen estrógeno, como las pastillas anticonceptivas combinadas, el parche o el anillo vaginal, porque pueden disminuir la producción de leche si tienes dificultades para amamantar. 



De acuerdo a e-lactancia: “Hay pruebas de escasa calidad de que los estrógenos pueden disminuir la producción de la leche materna o la duración de la lactancia, en especial si se administran durante las primeras semanas posparto y a dosis iguales o superiores a 30 microgramos (0,03 mg) diarios”.


En conclusión, el cuerpo humano es complejo y maravilloso. El método de amenorrea por lactancia (MELA) permite que se invierta toda la energía en los cuidados y alimentación del recién nacido, en vez de preocuparse por la rutina de anticoncepción. Sin embargo, para prevenir un embarazo durante la lactancia, es necesario ser muy cuidadosos y siempre contar con el acompañamiento médico necesario. 


En Aya Contigo tenemos información confiable para que tomes tus decisiones en temas de salud sexual y reproductiva. ¡Contáctanos!




11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page